Primero fue la forma de pago, ahora es un negocio más grande: la batalla 2021 entre los bancos y las fintech

Autor: Diario Financiero

La pandemia generó cambios radicales para los bancos. Además de los efectos negativos surgidos por la cuarentena, las entidades debieron enfrentar el crecimiento exponencial del sector fintech.

De este modo, la banca tradicional debió agudizar su ingenio y trabajar contrarreloj para lanzar más productos y servicios que le permitieran hacer frente al inesperado contexto y a los nuevos competidores, que aprovecharon para crecer a un ritmo insospechado.

Con los bandos bien definidos, durante buena parte de 2020, los bancos compitieron con las financieras 4.0 para no resignar mercado en el sector de pagos digitales.

Con el arribo del nuevo año, la contienda se renueva: empresas de ambos sectores ya muestran sus armas de seducción para quedarse con el segmento de cobros, que aparece como el último gran bastión por conquistar.

¿Qué es lo que pasó?

"Históricamente, el sector de pagos era manejado por los bancos o jugadores tradicionales. Con la apertura de la adquirencia irrumpieron otros actores como las fintech, que han traído un modelo de negocios disruptivo, basado en una atención, propuesta de valor y producto diferente que busca mejorar la experiencia del usuario final", precisan a iProUP desde GeoPagos, una de las empresas referentes en América Latina en la creación de soluciones digitales de cobros.

Estos nuevos players originalmente acaparaban una porción muy chiquita, pero la pandemia trajo grandes cambios de hábitos y aceleró exponencialmente el uso de estas herramientas.

"Esto genera una reacción natural de los bancos tradicionales, que no quieren perder su espacio y comienzan a invertir y a crear sus propias fintech con soluciones acordes a las necesidades del mercado y el contexto para competir con muchas empresas que entraron a jugar fuerte en el ecosistema financiero", destacan desde GeoPagos.

En este sentido, Ignacio E. Carballo, Director Ecosistema Programas Fintech en UCA, advierte a iProUP: "Las fintech y los bancos arrancaron el año decididos a incrementar su posición en el segmento de cobros".

Mercado Pago acaba de lanzar su Smart Point, una solución ideal para supermercados y estaciones de servicio

Mercado Pago acaba de lanzar su Smart Point, una solución ideal para supermercados y estaciones de servicio

"El 2020 fue sin duda un período clave para la inclusión financiera digital, con una apertura de cuentas bancarias sin precedentes y lanzamientos de billeteras virtuales, de fintech y bancarias, cómo no habíamos visto en el mercado argentino", resalta Carballo.

En su visión, en el país se repitió la tendencia registrada a nivel global, impulsada por la pandemia. "También se observó una profundización bastante marcada en la oferta para consumidores el último semestre. Aparecieron Bimo, de Clarín y Prisma; MODO, la billetera de 30 bancos privados y públicos; y proveedores específicos, como Getnet Argentina, de Santander", detalla.

Carballo remarca que también se profundizó la consolidación de Mercado Pago, que creció de una manera descomunal, al igual que Ualá y algunas billeteras más chicas que se animaron a brindar soluciones de dinero digital. "Por ejemplo, Moni, con su tarjeta prepaga", añade.

"Este año se va a poder capitalizar la pata del consumidor sí, y solo sí, los comercios tienen herramientas para aceptar estos pagos", advierte. Y recuerda que en "el baile" de la inclusión financiera digital en los pagos digitales se necesitan siempre dos:

  • Consumidores: cuyo número creció exponencialmente gracias a un acceso sin precedentes a nuevas herramientas
  • Comercios: que convaliden estos nuevos mecanismos de pago

"Sin duda, esto es lo que justifica que ahora se esté apostando fuerte por el negocio de los cobros", agrega el experto, quien afirma que el modelo de negocio de las billeteras virtuales no se monetiza por el consumidor, sino principalmente a través de los locales.

"A los consumidores se les brindan gratis casi todos los servicios, no así al comerciante. Entonces, no sirve de nada ofrecerles prestaciones a estos últimos si están convencidos de que sus clientes se manejan con efectivo y carecen de muchos instrumentos’", advierte.

Carballo remarca que "tampoco sirve de mucho" a las fintech tener muchos clientes si después no usan sus aplicaciones para abonar en los establecimientos. El especialista explica que "ahora tiene más sentido atraer de un modo más agresivo al comerciante. Sin duda, es parte del modelo de negocio 'lógico' esto de ir hacia esa otra cara de la moneda".

El nuevo sistema Toque de Naranja X

"El COVID-19 impulsó la demanda como nunca. Ahora, hay que trabajar en el sector que acepta los pagos", insiste.

Desde Mercado Pago coinciden en que "la pandemia aceleró unos cinco años la adopción", y también "la transformación de las pequeñas y medianas firmas, ya que les permitió no sólo continuar activas durante el aislamiento sino también ampliar la base de clientes y hasta mantener la empleabilidad de colaboradores directos e indirectos".

"Entre marzo y agosto, 73.500 empresas adoptaron Mercado Pago para procesar cobros sin efectivo en Argentina. Muchas de ellas sólo operaban con cash antes de la pandemia y no tenían otras opciones para sus clientes", precisan desde el brazo fintech del unicornio.

En ese sentido, destacan que "las apps de pago y cobro sirven como puerta de entrada para que personas y empresas se conecten a la economía formal, accedan a servicios financieros más sofisticados como crédito y ahorro, y contribuyan al desarrollo económico y social de su país".

"En Argentina, el 80% de los pagos todavía se realiza en efectivo. Hay mucho terreno para crecer. Fuimos pioneros con el lanzamiento del QR hace casi tres años y los dispositivos para democratizar el acceso a cobros con tarjetas", indican desde la firma, que ya posee 1,3 millones de comercios, emprendedores y Pymes que lo usan y otros 2 millones que implementaron sus dispositivos Point.

Por su parte, Patricio Traverso, CTO de Naranja X, enfatiza: "Las fintech apuntan a posicionarse en el segmento de cobros ya que visibilizan la necesidad de comercios y emprendedores por contar con soluciones financieras que les permitan aceptar múltiples medios para abonar".

"Los pagos en establecimientos con dispositivos móviles son cada vez más habituales y utilizados por los consumidores. En nuestro caso, ya son más de 150.000 los comercios que eligen nuestro dispositivo, Toque de Naranja X", remarca Traverso en diálogo con iProUP.El ejecutivo destaca que "esto representa una gran oportunidad para evitar el manejo de cash, mejorando y simplificando la experiencia de los clientes a través de la adopción de tecnología". Y completa: "Se trata de una forma fácil, ágil y rápida a través de la cual el establecimiento también puede llevar un control transparente y una gestión de los pagos desde una app".

Por su parte, Leonardo Salovic, CEO de Getnet Argentina, destaca a iProUP que el lanzamiento forma parte de la estrategia del "Grupo Santander de cumplir uno de sus mayores desafíos en la región: impulsar una plataforma de pagos que ofrezca nuevas alternativas con altos estándares de calidad y seguridad en la operación".

"El ecosistema de cobros en nuestro país tiene muchas oportunidades y estamos seguros de que podemos sumar mucho valor. La competencia será intensa, pero creemos que es muy bueno ya que termina beneficiando a los usuarios", resata Salovic.

La solución Getnet Argentina, de Santander

En tanto, Pablo Scoglio, CPO de MODO remarca a iProUP que "desde fines del 2020 se generó un cambio sin precedentes en la industria".

"No solo porque hay nuevas y mejores opciones de soluciones para los usuarios, sino que hoy también existen más alternativas para comercios. Esto permite descentralizar las opciones de cobro y abrir paso a nuevos players e innovaciones", resalta Scoglio, en diálogo con iProUP.

"Con MODO las ventas no tienen costos ni comisiones adicionales. Se mantienen las mismas que al cobrar con un POS. Y a su vez, los clientes poseen los mismos beneficios de los bancos, tales como cuotas sin interés, promociones y descuentos", destaca.

El ejecutivo también subraya que aspiran "a estar presentes en todos los establecimientos online y offline rápidamente para brindar la posibilidad de minimizar el uso de efectivo y tarjetas plásticas entre más de 25 millones de usuarios bancarizados".

Oportunidad

Carballo detalla que los beneficios van desde la menor manipulación del cash, con todo lo que eso conlleva en términos de seguridad, costo de oportunidad y manejo de liquidez. "Para ganar cuota de mercado, hoy se están brindando servicios con ofertas muy agresivas para los comercios. Algunos nuevos players cobran tasas relativamente bajas", remarca.

Por ejemplo, para operaciones con tarjeta de crédito:

  • Getnet: 4,99% y recepción del dinero en 48 horas
  • Mercado Pago: 5,99% (en el acto)
  • Uala: 4,4% y acreditación inmediata
  • Naranja X: 5,79% con banda y 0% con contactless. Recepción en 48 horas
  • MODO: iguales condiciones que un POS tradicional (1,80%)

El especialista detalla que "en todo este contexto jugó también la aparición de Transferencias 3.0, que abre otro canal con topes a las tasas para comercios. Pero ingresar como usuario a una fintech te abre las puertas a otros productos".

"Por ejemplo, tenés un kiosco que manejaba casi todo en efectivo y ahora empezás a recibir tarjetas. Esto te abre la puerta para que después esta empresa te brinde financiamiento, seguros o instrumentos de inversión. ¿Qué gana la fintech? Los datos para venderte esos productos de una manera mucho más adecuada", precisa.

Carballo asegura que "hay espacio para que muchos players porque es un mercado muy competitivo". Y concluye: "Un crecimiento exponencial de la demanda de comercios puede impulsar que haya más adquirentes, aunque todavía falta mucho".

De esta forma, bancos y fintech pugnan para que sus soluciones sean las más aceptadas, tanto por comercios como por consumidores. Buscan no solo ser parte del circuito de dinero digital, también ser el canal por el cual circula y mantener su relevancia en el ecosistema de pagos 4.0.