El BCE completa la consulta pública sobre el euro digital con un récord de 8.200 respuestas

Autor: Diario Financiero

El Banco Central Europeo (BCE) va a analizar las respuestas obtenidas en la consulta pública sobre el euro digital, que concluyó ayer y en la que ha obtenido las respuestas remitidas por 8.221 ciudadanos, empresas y asociaciones del sector financiero.

El BCE inició el 12 de octubre una consulta pública sobre la emisión de un euro digital y, además, comenzó en paralelo una fase de experimentación, sin perjuicio de la decisión final.

La entidad monetaria europea ha informado este miércoles de que va a publicar un análisis amplio de la consulta en primavera, que servirá al Consejo de Gobierno para tomar la decisión de si lanzar o no el proyecto de un euro digital.

De momento, las respuestas obtenidas en la consulta muestran que la privacidad de los pagos es la característica más solicitada en un posible euro digital (41 % de las respuestas), seguida de la seguridad (17%) y del alcance paneuropeo (10%).

"El elevado número de respuestas a nuestra consulta muestra el gran interés de los ciudadanos europeos y empresas en dar forma a la visión de un euro digital", dijo el miembro del comité ejecutivo del BCE, Fabio Panetta, que preside el grupo especial sobre el euro digital.

En este grupo trabajan expertos del BCE y de los 19 bancos centrales nacionales de los países de la zona del euro.

Estos expertos consideran que sería necesario emitir un euro digital si aumenta tanto la demanda de pagos electrónicos en la eurozona que es necesario una forma de pago digital europea sin riesgo.

También si cae mucho el uso de efectivo como forma de pago o si se lanza una forma de pago privada global que pueda crear preocupaciones reguladoras y riesgos para la estabilidad financiera y la protección del consumidor.

También podría ser necesario un euro digital si otros bancos centrales emiten su moneda digital.

Un euro digital sería una forma electrónica de dinero de banco central que todos los ciudadanos y empresas podrían utilizar, como los billetes, pero en formato digital, para realizar sus pagos diarios de manera rápida, fácil y segura.

El BCE reitera que el euro digital "sería un complemento del efectivo, no un sustituto" y que el Eurosistema continuará emitiendo efectivo en cualquier caso.

"Un euro digital combinaría la eficiencia de un instrumento de pago digital con la seguridad del dinero de un banco central" y la protección de la privacidad sería una de sus "principales características para ayudar a mantener la confianza en los pagos en la era digital", según el BCE.