CMF cambia esquema de supervisión y regulación a “twin peaks” con foco en solvencia y conducta de mercado

Autor: Diario Financiero

La tradicional supervisión y regulación del sistema financiero chileno a través de industrias -banca, valores y seguros, cada una por separado- vive sus últimos días.

Tras estudiar las recomendaciones que hizo en 2018 el Fondo Monetario Internacional (FMI) a través de una asesoría y analizar el esquema aplicado por organismos fiscalizadores de distintos países, ayer la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) informó que transitará hacia un modelo de supervisión y regulación de "twin peaks", que se sustenta en los dos grandes pilares: la solvencia del sistema y la conducta de mercado de los actores que participan de él.

"La nueva estructura fortalece el modelo de supervisión de la Comisión y sus capacidades para cautelar la solvencia de los intermediarios financieros, la conducta en el mercado y la protección del cliente financiero", dijo el organismo en un comunicado de prensa.

Para la adopción de este modelo, la CMF ha estado en contacto con varios reguladores extranjeros, quienes han compartido su experiencia. Un modelo que observó con detención la CMF fue el del Banco de Irlanda.

El esquema de twin peaks adoptado no es desconocido en Chile.Tras la crisis de La Polar en 2011, no detectada ni por la exSuperintendencia de Valores y Seguros (SVS) ni por la exSuperintendencia de Bancos, la Comisión Desormeux propuso entre varias recomendaciones, que el regulador debía ser integrado y tener un esquema twin peaks.

Conglomerados financieros en la mira

Aunque no lo mencionó en su comunicado, uno de los objetivos del nuevo modelo es supervisar a los conglomerados financieros.

Y si bien la CMF ha insistido al Ministerio de Hacienda sobre la necesidad de contar con una ley ad hoc para vigilar a estos grupos, el esquema de twin peaks le dará mayores herramientas para cruzar información sobre las actividades de los holdings, y evitar que ante la insolvencia de una de sus empresas se pueda contagiar al resto del conglomerado, al sistema y a la economía en general.

Imagen foto_00000007

Una eventual ampliación del perímetro de fiscalización, como por ejemplo, el ecosistema FinTech, también sería mejor abordado por el nuevo modelo, dicen desde la CMF, ya que la mirada integral de los riesgos es uno de los principales beneficios del twin peaks.

En contrapartida, los críticos de este sistema advierten que al separar en sólo dos grandes "cimas" la complejidad del sistema podría acarrear problemas: una menor especialidad en la fiscalización que se tenía con la estructura de silos y controversias, como por ejemplo, privilegiar la solvencia de una entidad financiera en problemas por sobre el efecto en los consumidores.

Para resolver esta potencial disyuntiva "se elevarán a nivel del Consejo de la CMF los eventuales conflictos entre los objetivos prudenciales, de conducta y de desarrollo del mercado financiero", dijo el regulador.

Asimismo, aseguran que no existiría el riesgo de perder la mirada por sectores, puesto que la nueva estructura tendrá una mirada más estructural del mercado financiero, estableciéndose una división transversal de riesgos para todos los fiscalizados, permitiendo a los equipos especializados de la Comisión asegurar la solvencia del conjunto de los sectores de banca, valores y seguros.

Otro de los desafíos que tendrá la CMF será a nivel interno. Si bien la especialidad de sus funcionarios ha sido valorada por organismos extranjeros, su flexibilidad para abordar nuevas tareas es un elemento que en el mercado genera ciertas dudas. Ello, considerando la difícil integración entre la CMF y la Sbif en 2019.

Los nuevos sheriff del mercado

Para llevar adelante twin peaks, la CMF informó una nueva estructura organizacional donde se destaca la creación de cuatro direcciones generales: Supervisión Prudencial, Regulación Prudencial, Supervisión de Conducta de Mercado y Regulación de Conducta de Mercado.

Estos cargos reemplazarán a las tradicionales Intendencias por industria que tenía la CMF.

En la dirección general de Supervisión Prudencial fue nombrado Osvaldo Adasme, un ex Sbif, que tiene amplia trayectoria en la fiscalización de la banca y que tenía el cargo de Intendente de Supervisión de Bancos e Instituciones Financieras.

La Dirección General de Regulación Prudencial también recayó en otro ex Sbif, Luis Figueroa, quien lideraba la Intendencia de de Regulación de Bancos e Instituciones Financieras.

En la Dirección General Supervisión de Conducta de Mercado, la CMF nombró al exSVS, Daniel García, quien se desempeñaba como Intendente de Seguros y quien es especialista en la materia.

Mientras que en la Dirección General de Regulación de Conducta de Mercado fue nombrado el también exSVS, Patricio Valenzuela, quien desempeñaba como Intendente de Regulación de Valores.

"La nueva estructura busca abordar los desafíos del mercado financiero con una mirada sistémica, haciendo frente a los nuevos riesgos y generando sinergias de supervisión y regulación para el cumplimiento del mandato de la CMF", dijo el regulador.

A partir del 1 de enero de 2021 se iniciará un proceso de transición que culminará en diciembre de ese mismo año.

Asimismo, a diciembre de 2021, y previa ratificación del Consejo, se constituirá además una Dirección de Estudios, Estadísticas y Datos única.

La puesta en marcha del nuevo modelo se desarrollará en un escenario de recortes presupuestarios, pues para el próximo año habrá una disminución de 2,1% de los recursos de la CMF.

El perímetro con el Sernac

Uno de los aspectos que llamaron la atención del anuncio de la CMF fue su acercamiento al cliente financiero a través del pilar de Conducta de Mercado.

Considerando las atribuciones que hoy cuenta el Servicio Nacional del Consumidor (Sernac) no fueron pocos los actores que se mostraron sorprendidos con el énfasis que le dio la CMF y la posibilidad de que expanda su perímetro hacia las actividades que tiene el otro Servicio.

Al respecto, si bien en el regulador reconocen que la protección del cliente financiero es uno de los objetivos de la Conducta de Mercado, sostienen que las atribuciones del Sernac con las de la CMF son complementarias y no deberían tener mayores dificultades si existe una buena coordinación.


Editor
Diario Financiero

Diario Financiero, líder en prensa de negocios.

Ver nota original