Betterplan: inversiones para el ciudadano de a pie

Autor: Diario Financiero

Nuestro objetivo es claro: revolucionar la industria de la asesoría financiera. Existen buenos asesores financieros en Chile, pero todos ellos están concentrados en atender a las personas de muy alto patrimonio”, dice Ángeles Escala, parte del equipo de Betterplan, una startup que mediante asesores profesionales y el uso de la tecnología busca acercar el mundo de las inversiones al ciudadano de a pie.

Siguiendo los pasos de su padre en la industria financiera, José Tomás Valente -hijo del exministro de Economía y socio de Econsult, José Ramón- llegó a la convicción de que en Chile, si bien aparecían cada vez más emprendimientos novedosos en materia de inversiones, “todos ellos estaban centrados en el producto y no en las personas”.

“Me encontraba estudiando en Boston y dándole vueltas a ideas de emprendimientos que ayuden a la gente a tomar mejores decisiones financieras. Había tomado cursos de política pública, economía, finanzas y psicología; pero fue en un curso de emprendimiento en MIT donde todo finalmente encajó”, señala Valente, CEO de Betterplan.

En ese curso -”New enterprises”- se encontró con Matías Sahli, un amigo de la vida, quien ya había formado una empresa de tecnología llamada MAS Analytics, y que se encontraba explorando nuevas ideas de emprendimiento con impacto. “Ahí fue cuando decidimos crear la empresa financiera más humana de Chile, pero con todos los componentes tecnológicos de una startup de Silicon Valley. Esa fue la génesis de Betterplan”, cuenta su CEO.

Betterplan es una plataforma que ayuda a ahorrar, invertir y planificar la vida financiera a través de asesores financieros certificados por la CAMV (Comité de Acreditación de Conocimientos en el Mercado de Valores), con acceso a inversiones de bajo costo. La fintech combina la experiencia del usuario con la tecnología de los robo-advisors, más el toque humano de los asesores financieros tradicionales.

Más allá del alto patrimonio

“Nuestra plataforma y asesoría pone al cliente en el centro, por sobre el producto: nos gusta conocer su contexto, historia, objetivo y cómo sus inversiones actuales conversan entre ellas. Nos tomamos el tiempo para indagar en esos detalles y, sólo después de eso, recomendamos un plan financiero o estrategia de inversión”, explica José Tomás.

Extender este tipo de servicios de asesoría, generalmente orientado a personas de alto patrimonio, a personas comunes y corrientes, no es fácil. Fue necesario desarrollar una plataforma que automatizara todas las tareas rutinarias que realizan los asesores financieros. De esta forma, su foco estaría, exclusivamente, en las recomendaciones y servicio personalizado. “Como decimos siempre: al asesor lo que es del asesor y a la tecnología lo que es automatizable”, sostiene .

“Claro que tuvimos que sacrificar ciertas características del asesor tradicional, como recibir al cliente en una sala de reuniones física, ya que todas nuestras reuniones son por videollamada. Sin embargo, para nosotros lo importante es el contenido de la asesoría y el acompañamiento a nuestros clientes en su vida financiera. Nos gusta hacer el paralelo entre Betterplan y un nutriólogo: uno tiene claro que tiene que comer y vivir de manera sana, pero el nutriólogo te ayuda a entender, planificar, resolver dudas y ser consistente en el tiempo”, agrega.

Desde sus inicios este emprendimiento se construyó como una empresa tecnológica. A los pocos meses se sumó al equipo Rafael Alonso, ingeniero civil de la PUC y socio de Sahli en MAS Analytics, quien fue un gran aporte para el desarrollo de la plataforma. Pero faltaba alguien clave.

“Siempre nos llamó la atención el interés de los hombres por rentabilizar sus ahorros y la falta de participación femenina en este mundo. En el invierno del 2020 leímos el libro ‘Own It: The Power of Women at Work’, de Sallie Krawcheck, y decidimos que una de las misiones de Betterplan sería empoderar a las mujeres para que tomaran las riendas de su vida financiera”, relata Valente. Así fue como llegó Ángeles Escala, ex Picton.

Sumando espaldas

Betterplan se lanzó recién a mediados de octubre de 2020 y desde entonces cuentan con 140 clientes y US$ 3,5 millones invertidos a través de la plataforma. “Estamos muy contentos con el crecimiento y la recepción de la gente, pero sobre todo, estamos contentos porque vemos cómo día a día ayudamos a nuestros clientes a mejorar su vida financiera”, indica Escala.

Han sumado musculatura importante. Hace poco entró a la sociedad un family office con alta experiencia, ligado al mundo financiero, con ganas de hacer crecer Betterplan y fortalecerla en lo que viene: posicionamiento de marca y crecimiento en Chile.

Es así como este 2021 esperan cerrar una segunda ronda de levantamiento de capital y llegar a administrar entre US$ 15 y US$ 20 millones.

“Nuestro objetivo es ampliar el acceso a asesoría financiera de calidad, que más personas estén tranquilas al contar con un asesor experto que les ayude a navegar por el mundo financiero. En los próximos meses seguiremos ampliando las alternativas de inversión y los temas a cubrir en las asesorías”, dice Escala.

Un asunto no menor son los cambios regulatorios que se esperan para las fintech.En Betterplan parecen estar tranquilos. Si bien valoran que exista un marco regulatorio para un sector que crece muy rápido y deja atrás la legislación, advierten del riesgo de que ello imponga costos que dificulten la innovación.

“Lo importante es que piensen en qué es lo mejor para las personas. Las personas esperan que el sistema financiero sea seguro y transparente, pero también que sea competitivo”, concluye Escala.