Suecia prueba la blockchain con su divisa digital e-krona y revela los primeros resultados

Autor: Diario Financiero
Vicente Nieves
Apr 9, 2021

Suecia es una de las sociedades más avanzadas en lo que a formas y medios de pago se refiere. Frente al cariño que profesan por el dinero en efectivo otras economías (como Alemania), los suecos están dejando de lado a billetes y monedas. Según datos de Riksbank (banco central sueco), en 2010 el 39% de los suecos había hecho su última compra con efectivo. En 2020, este porcentaje se había desplomado hasta el 9% de los encuestados. Por ello, el Riksbank intenta acoplarse a las preferencias de sus ciudadanos y ya está haciendo pruebas (con primeros resultados) con su divisa digital pública, la e-krona.

Esta semana, el Riksbank ha presentado los primeros resultados del proyecto piloto que estudia vías para lanzar esta divisa digital, que será considerada como dinero en efectivo o una evolución del mismo. La e-krona no será una criptomoneda, su función será la misma que la de un billete o moneda de corona sueca pero en digital.

El propio banco central subraya en el informe que aunque "el tipo de tecnología blockchain y DLT utilizada en el proyecto piloto de e-krona a menudo está vinculado con los criptoactivos, el dinero digital del banco central (CBDC por sus siglas en inglés) no se clasifica como un criptoactivo. La razón es que el dinero del banco central proviene de un estado, un actor de confianza, como emisor y que ese estado garantiza el valor de los medios de pago".

Suecia podría usar la tecnología que subyace tras los criptoactivos, sin embargo la e-krona seguirá siendo una divisa que tendrá el mismo tipo de cambio que la corona sueca y no tendrá nada que ver, por ejemplo, con el bitcoin, bueno sí, usarán la misma o una tecnología similar (en caso de que así lo decida el Riksbank). Entonces, ¿cómo se califica a estas nuevas monedas? Estos activos se conocen como CBDC o divisas digitales de los bancos centrales y en el caso de Suecia están estudiando el uso de la blockchain para su implantación.

Javier Alonso Lecuit, miembro del Grupo de Trabajo de Ciberpolítica del Real Instituto Elcano, explica en un documento de dicho instituto que la tecnología blockchain permite realizar transacciones de valor entre usuarios sin que intervengan intermediarios en el proceso, es decir, descentraliza la gestión de las transacciones y presenta a todos sus participantes un mismo libro de registro o base de datos descentralizada. Las transacciones pueden ser monetarias o de otra naturaleza (bienes, información, servicios, etc.) y se desarrollan sobre plataformas cuyos nodos se comunican mediante redes de pares iguales (P2P1) a través de conexiones a Internet.

"Se necesita más investigación"

Volviendo al proyecto de Suecia, el instituto monetario señala que aunque las conclusiones son escasas en esta primera fase, el banco central ha reconocido que "la solución basada en la tecnología blockchain que ha sido desarrollada y probada por el Riksbank en su proyecto e-krona ofrece nuevas posibilidades, pero también necesita más investigación. Esta es una de las lecciones aprendidas descritas en el informe del proyecto piloto e-krona sobre su primera fase".

Aunque se lleva estudiando desde 2017, el proyecto aún está en ciernes y las pruebas han tenido un carácter muy limitado, por lo que aún no existen conclusiones para determinar si la e-krona podría ser utilizada por el público en general: "Todavía no hay una decisión sobre la emisión de una e-krona, sobre cómo se podría diseñar una e-krona o qué tecnología podría utilizarse". También cabe la posibilidad de que estas divisas digitales nazcan usando las tecnologías que ya están establecidas hoy en los medios de pago.

La solución probada se ha basado en la tecnología de registro distribuida (DLT por sus siglas en inglés) y una tecnología de cadena de bloques en la que el e-kronor adquiriría la forma de los tokens, unidades digitales que contienen información sobre el valor y sus orígenes.

Algunas dudas sin resolver

El banco sueco señala en el documento publicado que esta tecnología brinda la posibilidad de crear tokens identificables de forma única (no se pueden hacer copias) y que serían conocidos como e-kronor. No obstante, el Riksbank cree que aún se necesita más investigación porque desconoce si con esta tecnología se podrían procesar pagos minoristas en grandes magnitudes y si alcanza el nivel de seguridad requeridos por la moneda digital de un banco central.

Además, el Riksbank comenta en el documento que "la forma en que se almacena el dinero debe determinarse en última instancia por las funciones que tienen prioridad en la e-krona. Una pregunta importante es si la e-krona funcionaría incluso sin acceso a Internet, lo que se conoce como funcionalidad fuera de línea, una posibilidad que el proyecto aún no ha probado".

Por otro lado, el uso de esta tecnología requeriría "una red paralela para que el sistema de pago sea más robusto. Una solución basada en tecnología blockchain y tokens significa que hay que crear una infraestructura que en gran medida funciona en paralelo a la infraestructura de pagos actual".

En todo caso, el banco central de Suecia admite que "la solución probada ha cumplido con los requisitos de rendimiento establecidos en la contratación pública. Pero esto ha tenido lugar en un entorno de pruebas limitado, mientras que la capacidad de la nueva tecnología para administrar pagos minoristas a gran escala debe investigarse y probarse más a fondo".

¿Por qué ahora?

El informe del banco sueco sentencia que el Riksbank tiene la tarea de promover mecanismos de pago seguros y eficientes. Desde 1904 el Riksbank el monopolio de la emisión de billetes suecos. En la actualidad, el efectivo es el único dinero emitido por los bancos centrales disponible para el público en general (las reservas bancarias solo están a disposición de los bancos y otros agentes financieros). Sin embargo, los avances tecnológicos han hecho que el efectivo físico se use cada vez menos, mientras que los servicios de pago digital son cada vez más populares.

"Si el dinero en efectivo pasa a un segundo plano en favor de los servicios digitales de los agentes financieros privados, esto significa que el papel directo del Riksbank en el mercado de pagos se reduce. Entonces, el Riksbank puede tener más dificultades para cumplir con su tarea de promover un sistema de pago seguro y eficiente disponible para todos los sectores de la sociedad. Por lo tanto, desde 2017, el Riksbank ha estado trabajando para investigar qué papel debería desempeñar en un mundo cada vez más digitalizado, y si puede haber motivos para que el Riksbank produzca un suplemento digital al efectivo físico, una e-krona", sentencia el banco sueco.