Banco Central de Chile avanza en análisis para emitir un peso digital

Autor: Diario Financiero
May 5, 2021

Es una de las instituciones en el mundo que estudia los mecanismos para emitir moneda digitalmente, ante la irrupción de opciones descentralizadas, como Bitcoin.

En China se está viviendo lo que podría ser el futuro de los sistemas monetarios. El gigante asiático comenzó a investigar sobre el yuan digital en 2014, justo después de que el precio de Bitcoin subiera a más de US$ 1.000, elevando el riesgo de que las monedas digitales alejen a Beijing del control de la política monetaria. Siete años después y con la conocida criptomoneda superando los US$ 50.000, China comenzó las pruebas técnicas de su divisa digital —impulsada por blockchain— con Hong Kong para pagos transfronterizos. Actualmente, está trabajando con Tailandia y Emiratos Árabes Unidos en la liquidación de divisas en tiempo real. Es uno de los casos que estudia de cerca el banco Central de Chile.

En el Informe de Estabilidad Financiera (IEF), publicado ayer, el organismo reconoció escuetamente que 'analiza con detención los desarrollos' relacionados con la emisión de monedas digitales de otros bancos centrales del mundo. 'Las sospechas de que el banco Central podría lanzar una moneda digital son fundadas', dice un conocedor de las conversaciones al interior del emisor, quien pide reserva de su nombre. El proyecto, de hecho, ya tiene patrocinadores en el ente: Beltrán de Ramón, el gerente División Mercados Financieros, y Solange Berstein, gerenta de la División de Política Financiera. Ambos representan al Central en un grupo internacional de bancos centrales que estudia el desarrollo de las CBDC o Central Banks Digital Currency, el concepto que se utiliza para diferenciar estas monedas emitidas por un ente estatal de las iniciativas descentralizadas como Bitcoin, Ethereum o Dodgecoin. Digital Euro Association, un think tank europeo especializado en CBDC reconoce a Chile como uno de los países que estudia este tipo de emisiones de monedas digitales soberanas.

'La tendencia mundial apunta a digitalizar las monedas y las economías, y Chile probablemente no será la excepción', dice Guillermo Torrealba, CEO de Buda.com, una firma de criptomonedas con presencia en Chile, Colombia, Argentina y Perú. 'El peso chileno tiene una versión física, cuya tendencia es a desaparecer, y una pseudodigital, la cual usamos diariamente en nuestras cuentas bancarias, pero a la cual solo es posible acceder siendo cliente de un banco, y este es el primer problema: no debiera ser necesario ser cliente de una empresa para acceder a la moneda nacional'. El desarrollo que se realiza es uno de los que captan más atención. En una publicación de LinkedIn, Beltrán de Ramón, del banco Central, destacó que, 'a pesar de ser un país que aún tiene un 20% de su población no bancarizada, ha logrado reducir enormemente el peso del efectivo (cash) en sus transacciones (…) con la introducción del yuan digital, que hoy está en etapa piloto'. Pero no es solo China. Una encuesta de 2020 realizada a 65 bancos centrales, que representan el 91% del PIB mundial, el banco de Pagos Internacionales descubrió que más de la mitad estaba experimentando con monedas digitales y el 14% avanzaba hacia pruebas piloto.

Algunos avances son muy cercanos: hace algunos días, el banco Central de Brasil dijo estar avanzando en planes para digitalizar su moneda, el real, y pronto debería tener noticias sobre el tema, aseguró el presidente del banco, Roberto Campos Neto. La secretaria del Tesoro estadounidense, Janet Yellen, dijo en febrero que la administración de Biden apoya la investigación sobre la viabilidad de un dólar digital, marcando un contraste con la falta de entusiasmo mostrada por su predecesor, Steven Mnuchin. 'Tiene sentido que los bancos centrales estén mirando la emisión de monedas digitales soberanas', dijo Yellen, en una conferencia virtual organizada por The New York Times. No se trata solo de la irrupción tecnológica; también es un tema de inclusión financiera.

'Demasiados estadounidenses carecen de acceso a sistemas de pago y cuentas bancarias fácilmente, y creo que esto es algo en lo que un dólar digital podría ayudar'. 'Esto permitiría a la política monetaria llegar a mucho más gente que como lo hace en la actualidad', dice Felipe Alarcón, economista jefe de EuroAmerica. No obstante, genera desafíos ante la desintermediatización que podría darse. 'Se podría confundir la política fiscal con la monetaria: hoy, esta última se transmite a través del sistema financiero, por lo que la gente que no tiene acceso a él tiende a quedar fuera, al menos directamente, del impulso monetario. Pero si el banco Central te deposita en una cuenta pesos digitales, ¿cómo se diferencia con un bono del Gobierno?'.