Los riesgos del sistema financiero chileno si no acelera su transformación digital

Autor:

Hay empresas, que están trabajando por cambiar la forma de hacer las cosas en la industria financiera, como por ejemplo las FinTech chilenas OmniBnk, Chita y RedCapital, en Argentina a Iúnigo, la primera compañía de seguros 100% digital y Wilobank, que fue el primer banco 100% digital, y la colombiana Rappi que entró en pagos digitales.

Además de ser nuevas, estas empresas tienen en común que crecen a tasas exponenciales, principalmente porque mejoran la experiencia del cliente e incorporan tecnologías disruptivas rápidamente. También, más del 50% de los colaboradores son sub 30, por lo tanto tienen una cercanía natural a lo digital; aproximadamente 10% de la dotación están vinculados a data science; no están enfocados en productos, sino en mejorar la propuesta de valor de forma innovadora hacia los clientes; están realizando prácticas comerciales no convencionales a través de alianzas; son organizaciones planas, ágiles y colaborativas que se dan espacio para probar y equivocarse, cuestionan todo y lo más importante: quieren comerse el mundo, con actitud, liderazgo y sentido de urgencia como elemento clave en su filosofía!.... No tienen tiempo para perder en egos y burocracias.

Diariamente vemos una avalancha de información sobre transformación digital en todos los medios, con muchos actores hablando de sus opiniones intuitivas por moda, que nos pueden hacer perder el foco y sentido de urgencia. Y pese a que Chile ha evolucionado en este cambio, estamos avanzando lento en procesos que hoy son los más importantes para la gestión empresarial.

Si continuamos mirando el entorno, vemos que hay actores que están avanzando a una velocidad extrema. Al otro lado de la cordillera, Argentina con toda su turbulencia política y económica, ha generado un marco regulatorio que permite el desarrollo de negocios digitales, generando siete bancos 100% digitales (de los cuales tres ya están activos) y una compañía de seguros 100% digital. Estos actores están desarrollando un aprendizaje importante y están mirando Chile.

Por otro lado, en Colombia existe colaboración entre el regulador, las fintech y los bancos, para trabajar colaborativamente en su sandbox de innovación, desarrollando pruebas con Cloud, Blockchain, Pagos Digitales, etc... aprendiendo y creando juntos un ecosistema que permitirá que la industria avance colectivamente. Colombia entiende que la competencia no es entre los actores actuales, sino que la amenaza viene de los grandes ecosistemas digitales como WeChat Chino, Mercado Libre Argentino o Facebook/Whatsapp norteamericano. Las fintech, por su parte, están avanzando rápido a nivel mundial con 43 unicornios valorados en US$ 300 mil millones. En Chile, si bien la actividad es comparativamente incipiente, los ratios de crecimiento muestran muchas FinTech que crecen a cifras exponenciales.

Proyectos que demoran meses -a causa de burocracias internas que impiden avanzar a las instituciones tradicionales- no tienen sentido en un entorno de revolución digital. Tenemos que centrar la conversación en el tema importante: sentido de urgencia y coherencia en la transformación. Nos queda una ventana para avanzar, pero probablemente sea corta. Si no recuperamos el tiempo perdido, veremos impactos en el corto plazo y perderemos la carrera de la digitalización.

Editor
Diario Financiero

Diario Financiero, líder en prensa de negocios.

Ver nota original